Las principales acciones de vigilancia que sobre el consumo eléctrico y las facturas debe realizar el consumidor son:

• Supervisar los excesos de demanda eléctrica (kW) que pudieran efectuarse en la instalación por encima de la potencia contratada, ya que repercutirá en penalizaciones aplicables por ley (RD 1164/2001). La información a posteriori de la curva de carga mensual (demanda cuartohoraria en kW) puede obtenerse, en algunos casos, mediante acceso con clave de usuario y contraseña al servidor de la comercializadora. Si lo permite el proceso productivo, se pueden instalar dispositivos limitadores de carga eléctrica en la instalación, de manera que se limite la demanda eléctrica de forma automática a un valor inferior a la potencia contratada en cada periodo tarifario.

• En el caso que la demanda de potencia sea inferior a la contratada, entonces  es urgente la disminución de la potencia contratada, ya que permitirá una reducción del coste fijo del término de potencia de la tarifa de acceso. Este análisis es especialmente relevante dado el elevado aumento de las tarifas de acceso desde agosto de 2013, ya que los precios del término de potencia se han incrementado más de un 100%.

• Conviene analizar si es posible la reducción de la potencia contratada sólo en alguno de los periodos tarifarios. Esto es frecuente en instalaciones que sólo funcionan en horario nocturno (horas de periodo P6 en tarifas de acceso de 6 periodos, también horas de periodo P3 en tarifas de 3 periodos), donde se contrata un valor de potencia reducido en los periodos P1 a P5 y un valor elevado en el periodo P6. Al respecto, es preciso indicar que existe una limitación legal por la que en tarifas de acceso de alta tensión de 3 o 6 periodos las potencias contratadas deben mantener la relación siguiente:

PotP1 ≤ PotP2 ≤ PotP3 ≤ PotP4 ≤ PotP5 ≤ PotP6

• Legalmente es posible realizar una modificación de las condiciones de contratación de potencia o cambio de modalidad de tarifa de acceso en cualquier momento, con la limitación de que no se puede realizar una nueva modificación hasta transcurridos doce meses de la anterior. La solicitud de modificación debe efectuarse ante la empresa distribuidora, bien por la empresa comercializadora con la que el consumidor haya firmado el contrato de suministro, bien directamente el consumidor. Basta el envío de una carta informando de la petición a realizar.

• Sin embargo, existen unos derechos de acometida (derechos de extensión y derechos de acceso) que todas las instalaciones pagan en el momento de darse de alta o ampliar potencia. Sólo los derechos de extensión mantienen su vigencia durante 5 años en el caso de que se reduzca la potencia contratada (RD 1048/2013).

• Controlar periódicamente el consumo de energía reactiva, que devenga penalizaciones importantes en aplicación de la legislación si el factor de potencia mensual en cada periodo tarifario resulta inferior a 0,95, y muy gravosas si es inferior a 0,80. Las acciones correctoras consistirán en la compensación del consumo de reactiva mediante instalación o ajuste de baterías de condensadores en la instalación del consumidor.

• Dependiendo de la estructura horaria de los precios del contrato firmado con la empresa comercializadora, observar el consumo en los distintos periodos horarios a lo largo del mes, intentando desplazar el consumo eléctrico a las horas más baratas y reduciéndolo en las horas más caras, si el proceso productivo lo permite. 

• Si en el contrato se han aceptado cláusulas con compromiso de un porcentaje de consumo en un periodo tarifario determinado o compromiso de volumen anual de consumo, será recomendable realizar un seguimiento mensual del consumo registrado en los distintos periodos, con objeto de anticipar las posibles penalizaciones a que hubiera lugar por incumplimiento del porcentaje inicial estimado.