Interpretación de la factura eléctrica 

Las empresas comercializadoras de electricidad facturan mensualmente el consumo eléctrico a los consumidores. Desde mayo de 2014 existe un formato normalizado de factura eléctrica que las comercializadoras deben aplicar a los consumidores (VER).

La primera página de la factura contiene habitualmente la información de los conceptos e importes que se imputan al consumidor por su demanda de potencia y consumo de energía. Los conceptos de la facturación dependerán de los términos recogidos en el contrato de suministro firmado por el cliente con la comercializadora. Las siguientes páginas suelen contener los datos registrados por los equipos de medida y los costes de la tarifa de acceso del punto de suministro.

Si se ha firmado un contrato con una estructura binómica de precios por periodos (precios de potencia + precios de energía), la factura indicará el coste resultante de aplicar los precios de potencia y energía del contrato a la potencia contratada y a la energía variable consumida en cada periodo a lo largo del mes a facturar. En el ejemplo mostrado, la factura corresponde al mes de mayo, y dado que el contrato firmado especificaba los precios en los mismos periodos horarios que la tarifa de acceso de aplicación (6 periodos tarifarios P1 a P6), sólo se factura el consumo de energía producido en los periodos que corresponden en el mes de mayo, P5 y P6. El término de facturación de potencia es fijo todos los meses.

factura electrica

Adicionalmente, la factura puede incluir recargos por excesos de potencia y por consumo de energía reactiva, que traspasan al consumidor los cargos que la empresa distribuidora realiza a la comercializadora por estos conceptos regulados por el RD 1164/2001.

Completan la factura los impuestos (impuesto de la electricidad y el IVA), y el alquiler de los equipos de medida, en caso que no sean propiedad del consumidor.

Es preciso recordar que los conceptos facturados incluyen todos los componentes del coste del suministro (adquisición de la energía en el mercado mayorista, coste de las tarifas de acceso y margen del comercializador). Generalmente el término de energía variable de la factura es la suma del coste de adquisición de la energía y de la tarifa de acceso de energía, pero suele incluir también el margen del comercializador. Por otro lado, el término de facturación de potencia suele corresponder con los precios de la tarifa de acceso de potencia aplicados al suministro, pero también es frecuente la situación en que las empresas comercializadoras añaden un margen de beneficio a este término.